Bienvenidos a nuestro pequeño rincón de fantasía donde la imaginación se convierte en el instrumento más valioso y los sentimientos cobran vida en los personajes de nuestras historias. Echad un vistazo y juzgad como os parezca. Ante todo, buscamos un diálogo con nuestros lectores, que compartan sus opiniones, que sugieran temas sobre los que escribir y que, si encuentran inspiración se animen también a escribir. Porque no hay nada más bonito que poder expresar tus emociones y que otros compartan los suyos contigo. Así que adelante, tiraos a la piscina.

30/3/14

Todo es por tí.

Es curiosa la manera en la que puedo volver a oler tu perfume tan sólo cerrando los ojos. Ahora, despues de cuatro meses y medio. Qué triste que aún me pase esto. Que recuerde lo que pasamos, una y otra y otra vez; en los momentos de flaqueza. Hace que me sienta débil, que parezca que no puedo con ello. Me molesta, me da rabía y me enfurece. ¿Acaso sirve para algo rememorarlo?
¿Para qué decir con palabras si todavía pienso en tí? Dudo mucho que cambie algo ahora, sean cuales sean mis sentimientos, sea lo que sea que haga. Todavía permanezco en la negación de darlo todo por perdido. Además, dicen que la esperanza es lo último que se pierde, y por una vez, quiero hacer caso a lo que se dice. Porque hace que me mantenga viva. Que me sienta viva.


Y al verte ese día después de todo el tiempo que había pasado, vi de nuevo todas esas cosas que habían hecho que me enamorara de tí. Tu parecido a mí; el que nunca había visto tan claro, apareció como par arte de magia ante mis pupilas. Ese ingenio estúpido y efectivo que hace reír por más que no se quiera. La simplicidad de tus actos: tan sencillos y a la vez tan complejos para mí. Tus labios, que aún me persiguen en las pesadillas de cada día cuando se va el sol, estaban enfrente de nuevo. Aunque no con la misma intención. Mi incapacidad de dejar de mirarlos solamente por miedo a no volver a verlos en mucho tiempo.   Las cosas más pequeñas que convierto en monstruos que meto debajo de mi cama para que nadie vea. Y sean solo mías.


De pronto decidí acabar de una vez por todas. Fue cuando me quité esa pulsera que me regalaste por nuestro aniversario y que no había atrevido a quitarme. Podría seguir mintiendo y decir que para mí ya no significaba nada, que no era importante; pero ya lo había hecho suficiente tiempo. Me deshice de ella, la cerré, y mientras las lágrimas no me dejaban ver absolutamente nada, la apreté contra mi piel desnuda hasta que la inscripción que había en ella se grabó en mi piel durante unos segundos. No quería olvidar lo que había sentido, quería olvidar por quién lo había hecho. Deseaba con todas mis fuerzas que otra persona me hiciese experimentar algo así de nuevo. O incluso más. Ya era hora de romper. Tú ya lo hiciste una vez, ahora era mi turno.


He tenido momentos de flaqueza y los seguiré teniendo. Pero me sigo convenciendo poco a poco de que lo mejor para mí es estar así. Sin tí. Parece que fracaso, pero me digo a mi misma que no. Que todo llegará a buen puerto y conseguiré mi meta. Algún día.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...