Bienvenidos a nuestro pequeño rincón de fantasía donde la imaginación se convierte en el instrumento más valioso y los sentimientos cobran vida en los personajes de nuestras historias. Echad un vistazo y juzgad como os parezca. Ante todo, buscamos un diálogo con nuestros lectores, que compartan sus opiniones, que sugieran temas sobre los que escribir y que, si encuentran inspiración se animen también a escribir. Porque no hay nada más bonito que poder expresar tus emociones y que otros compartan los suyos contigo. Así que adelante, tiraos a la piscina.

19/1/14

Mi remanso de paz

Esto era lo que oía desde el fondo de la piscina. Nada. Absolutamente nada. Tan solo yo con mis pensamientos. Cuanto desearía tener branquias como los peces para poder estar sumergido durante horas. En cambio ha pasado un minuto y ya tengo que subir a la superficie. Noto el aire en contacto con mi piel y respiro de nuevo. Es liberador. Todos los problemas, todos los quebraderos de cabeza los dejo ahí abajo. Se parece un poco a mi vida. Conteniendo los impulsos hasta explotar, de igual modo que contienes la respiración hasta que no puedes más y das tu ansiada bocanada de aire. Es algo irremediable, tarde o temprano tienes que acabar haciéndolo. O eso es lo que me esfuerzo en creer. Justificando mis actos, convenciéndome de que es imposible pararlos. Me inclino sobre el borde de la piscina y salgo fuera. Empiezo a andar notando de nuevo el peso de la gravedad sobre mis hombros, sobre las gotas de agua que se deslizan por mi piel y acaban por caer al suelo y siento la necesidad de volver a sumergirme en la piscina. Agarro la toalla y me la enrollo a la cintura. Abro la puerta de cristal y la cierro tras de mí pensando en el día de mañana. Un día como los demás, de contención, de represión... O tal vez no, tal vez explote. Quien sabe.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...